En Expansión: estas fueron las palabras de Mariángeles Sangoy

La diplomatura es un lugar de crecimiento personal, intelectual, de desarrollo de la persona como en pocos lugares. Yo comencé el cursado siendo una persona, y lo terminé siendo otra diferente, mucho más yo.

Logré conectarme con un gran equipo de docentes y compañeros que hicieron mucho más rico el aprendizaje, de lo más variado y valioso, tocando muchos tópicos que nos ayudan a desenvolvernos en este movido siglo XXI.

Me sirvió para la vida, para la profesión, para absolutamente todos los ámbitos donde me muevo.

No puedo estar más que agradecida por la oportunidad de que un grupo tan excelente de personas me hayan impulsado con tanta pasión a la vida.


01 de marzo de 2018Volver a las Novedades >