En expansión: El testimonio de Caren Cáceres

Mi nombre es Caren Cáceres, soy contadora pública egresada de la UNC y actualmente trabajo para un grupo económico familiar distinguido en la provincia de Córdoba. En este lugar interactúo con muchas personas a diario, incluyendo el personal que se encuentra a mi cargo. Esto último fue lo que me motivó a comenzar el diplomado, junto con las ansias de aprender a desarrollar la habilidad de relacionarme de manera eficaz con quienes me rodean.

En lo personal, el diplomado fue muy gratificante en múltiples aspectos, principalmente la calidad de profesores que integran cada módulo. Se logra apreciar que tienen una gran vocación de enseñanza, puesto que al dictar los contenidos del programa se esmeran por dar lo mejor de sí, reflejándose en la calidad de las clases que han sido muy interactivas. A través de la creación de debates, trabajos en equipos y análisis de diferentes situaciones cotidianas y juegos, estimularon todos nuestros sentidos utilizando diferentes técnicas de aprendizaje.

Junto con ello, quisiera destacar que los métodos de evaluación han sido completamente de mi agrado ya que nos han invitado a usar nuestra imaginación y creatividad para desarrollar los contenidos aprendidos, haciendo hincapié en el pensamiento propio, crítico y consciente.

Este diplomado hizo que yo pudiera comprender algunos aspectos que contribuyen al desarrollo íntegro de estrategias de liderazgo -las cuales favorecen al desenvolvimiento dentro de la sociedad- de una manera holística, integrando todo aquello que nos hace ser como somos actualmente, y que no lo tenía presente en mi día a día. Gracias a esto pude comprender cómo yo puedo llegar a influir en los demás de una manera que beneficie a todos y también pude tomar conciencia de que todos somos partícipes de algo importante en la vida. Además de eso, pude ver cambios beneficiosos en mis actitudes, los que fueron percibidos por quienes comparten diariamente conmigo, favoreciendo mi desempeño laboral y personal.

Por último quisiera destacar que el salón de clases se convirtió en un lugar deleitable en el cual, además de aprender, se han generado vínculos de calidad.


21 de febrero de 2018Volver a las Novedades >