Gestión de calidad y sus 7 principios

La gestión de calidad adquiere diferentes significados de acuerdo al sector que pertenece la empresa. En general, su definición apunta a lograr la perdurabilidad de una organización a través de una buena gestión. Es decir, este concepto, no sólo se centra en valorar la calidad de un producto o servicio específico, sino también en indagar acerca de los procedimientos que fueron llevados a cabo para lograrla.

Se puede decir que para obtener un bien de calidad se realizan procesos de control. Existen acciones y normas que se implantan en una empresa y conforman un sistema de gestión de calidad. Ese conjunto de normas se vinculan entre sí y es a partir de ellas que la empresa administra de manera organizada la calidad. El objetivo de dichas normas es lograr una mejora continua en calidad.

Las normas que se aplican son las siguientes:

  1. Debe existir una estructura organizacional bien definida, donde se expongan los diferentes niveles jerárquicos.

  2. Debe asignarse responsabilidades a los diferentes puestos y departamentos.

  3. Debe establecerse procedimientos de control sobre las acciones organizativas y sobre los recursos tanto humanos como técnicos.

Principales estándares de calidad

La satisfacción generada en el cliente aumentará gracias a la existencia de un buen sistema de gestión de calidad.

Es por esto, que existen organismos normalizadores de calidad que proponen una gran variedad de normas estándares de gestión de procesos. Por ejemplo, las normas ISO (International Standarization Organization). Estas normas deberán ser cumplidas por la organización para obtener la certificación en calidad.

Existen auditores que se encargan de corroborar que la empresa cumpla los estándares. El auditor debe cuidar que ciertos principios se cumplan para que el sistema funcione correctamente y se logren procesos eficientes.

Estos principios son:

Enfoque al cliente

Se debe conocer y satisfacerlas necesidades actuales y futuras de los clientes. Intentando superar ampliamente sus expectativas.

La empresa debe hacer especial énfasis en este principio. Primero, escuchando al cliente, y en segundo lugar, diferenciando sus necesidades y expectativas.

A pesar de que existe una marcada diferencia entre la calidad observable en servicios y la de los productos, ya que en la primera es más difícil de delimitar, es importante que el prestador de servicios defina y comunique con claridad cuáles son los requerimientos de su cliente.

El objetivo de respetar y hacer cumplir este principio es buscar la satisfacción del cliente.

Liderazgo

Se debe crear un ambiente de trabajo en el cual las personas se involucren con el logro de objetivos organizacionales. Los líderes serán los responsables de mantener ese ambiente en el cual los objetivos de calidad serán logrados.

Personas

Las personas constituyen la cultura organizativa. Por lo tanto, es importante lograr un involucramiento de cada una de ellas para que sus capacidades y habilidades personales trabajen en beneficio de la organización.

Enfoque basado en procesos

Es importante administrar cada uno de los recursos y actividades que forman un proceso, ya que así se lograrán mejores resultados.

Mejora continua

Este principio es muy importante y debe estar presente en la organización.

Este consiste en realizar diferentes evaluaciones internas y entender sus respectivos resultados, y de acuerdo a estos, determinar las acciones a seguir, buscando un progreso continuo en calidad.

Las mejoras pueden darse en el producto o servicio, en algún proceso de venta o fabricación, o en el desempeño del sistema en general.

Toma de decisiones

Las decisiones deben ser tomadas a partir de información previamente analizada. Esta información surge a partir de un procesamiento de hechos y datos.

Gestión de las relaciones

Las relaciones entre la empresa y sus proveedores deben buscar el beneficio mutuo, ya que esto generaría un valor agregado.

 

Es necesario realizar una correcta planificación del sistema de calidad de la empresa. En dicha planificación se determinaran las tareas, actividades, y funciones que se llevarán a cabo, además se asignarán los responsables de cada una.

Por eso, en nuestra Diplomatura en Dirección y Gestión de Empresas los alumnos aprenden a planificar, dirigir y controlar estrategias de gestión para las diversas áreas y niveles organizativos de una empresa.


19 de julio de 2018Volver a las Novedades >