Insights del MBA: la economía de redes

En la búsqueda de acercar los contenidos teóricos y prácticos de la Maestría en Administración es que desarrollamos la sección Insights del MBA. La misma resume algunos aspectos fundamentales del programa académico para todos aquellos profesionales interesados en formar parte de la misma.

En esta oportunidad abarcaremos los ejes centrales de la economía de redes y el pensamiento estratégico, como una forma de posicionar a las empresas  en virtud de sus objetivos y acciones que conlleva a la ventaja competitiva.

El módulo Estrategia de Empresas tiene como finalidad el análisis de situaciones y casos reales que permitan crear un plan estratégico adecuado a las necesidades de cada organización.

economias-de-redes-2

La economía de red tiene una visión amplia en donde la competencia se hace más abierta y el conocimiento circula libre para evitar “reinventar la rueda”. La tecnología se vuelve sostén para las empresas, demostrando la importancia de la sinergia como concepto unificador.

La red es definida como una estructura descentralizada que logra ser superior (o al menos diferente) en comparación a las antiguas estructuras centralizadas. Ésta integra una masificación de pequeñas inteligencias en cada punto posible para formar una inteligencia mayor. La suma de cada una de éstas garantiza beneficios que permiten la autoorganización y autoregulación en la toma de decisiones, logrando una mejora en la distribución del esfuerzo y agilización del tiempo de respuesta.

En la era de Internet cuando un producto es presentado y/u ofrecido a una gran cantidad de personas es más probable que su éxito sea mayor. La oportunidad de crecimiento no sólo está en la red, sino también en la exposición de éstos productos a nuevas ideas de la comunidad.

La combinación del flujo de valor y la distribución pública del conocimiento optimizan los procesos y facilitan la superación de obstáculos. Un verdadero trabajo sinérgico. Un algoritmo simple: productos y servicios que aumentan su valor conforme aumenta el tamaño de la comunidad, lo que desemboca en más oportunidades de nuevos desarrollos con un toque de innovación.

Contra las lógicas tradicionales, las economías de redes sostienen que la oferta de productos gratuitos genera más beneficios que pérdidas. Compartir conocimientos dentro de la red hace más eficiente el proceso de producción de  nuevos desarrollos, puesto que la tecnología avanza permitiendo la disminución de costos. De esta forma, el precio del producto/servicio puede llegar a cero. ¡Tan sorprendente como eso!

Un ejemplo: Un software libre plantea soluciones por medio de aplicaciones que al fin y al cabo son gratuitas. El rédito económico viene del cobro de tutorías, capacitaciones, opciones avanzadas y/o personalizaciones que atiendan necesidades particulares.

Las economías de redes se mantienen por medio de la definición de estándares adecuados para las operaciones y transacciones que se llevan a cabo dentro de la misma. La comunicación viva, en tiempo real y transversal será fundamental ante el ingreso de nuevos participantes, que no deberían afectar a  la red, y que por el contrario ayudarían a la obtención de mayores beneficios.

La obtención de una vasta cantidad de datos, generados por los distintos actores del mercado, puede ser en vano sin el correcto análisis de los mismos. La implementación de grandes tecnologías requiere que con toda la información capturada se confeccionen mecanismos de selección meticulosos. El desafío no solo está en el procesamiento, sino también en la determinación de su relevancia para evitar conclusiones erróneas por exceso de información.

El avance y la innovación, sin dudas, presentan vertiginosos desafíos (tecnológicos, económicos, éticos, sociales y filosóficos) y grandes responsabilidades para el uso y aplicación. El impacto en las comunidades por el desarrollo de productos y servicios dentro del esquema de redes económica es definitivamente, una cuestión pendiente que no puede resistirse a un análisis profundo con conciencia social.

 

 


05 de octubre de 2016Volver a las Novedades >