¿Por qué estudiar una Maestría?

Al finalizar la carrera Universitaria muchas personas se preguntan si vale la pena continuar en el camino del estudio. ¿Obtendré un mejor trabajo? ¿Podré trabajar en el exterior? ¿Realmente me abrirá más puertas en mi carrera? La realidad es que el hecho de seguir especializándonos nos convertirá en empleados más integrales, con un enfoque específico en nuestra área de preferencia. Estas son sólo algunas razones por las cuales es óptimo que continúes con tus estudios.

 

ESPECIALIZACIÓN
Actualmente no es suficiente la educación universitaria: la alta demanda laboral exige profesionales altamente especializados. La Maestría permite que el profesional pueda dedicarse a un área o rama determinada, este conocimiento específico que sólo se adquiere durante la Maestría hace que el profesional pueda diferenciarse de sus competidores en el mercado laboral, ya que obtiene conocimientos de alta calidad.

 

CRECIMIENTO
Ciertas Maestrías son requeridas por empresas multinacionales para desarrollarse dentro de la compañía. Por ejemplo, si deseamos aplicar a un puesto de Gerente, Director o Jefe es probable que sea requerida una Maestría. Además, otro aspecto positivo de las Maestrías es el desarrollo del trabajo en equipo y los nuevos métodos de tutor-606091_1920interacción con los compañeros. Estas características son indispensables en la ejecución de cualquier proyecto dentro de una compañía.

Asimismo, puede suceder que la maestría sea una manera de cambiar de rumbo. Un administrador puede elegir una maestría relacionada con la antropología, por ejemplo.

 

ACCESO A ATRACTIVOS PUESTOS DE TRABAJO
Contar con estudios de maestría genera nuevas oportunidades laborales. Tener reflejado en nuestro CV el certificado de haber participado de dos años de conocimiento especializado hará que resalte entre la competencia. Invertir en nuestra educación es una manera asegurada de destacar.

 

AMPLIACIÓN DE LA RED DE CONTACTOS

Es clave para cualquier profesional mantener una red de personas que se desenvuelvan en el mismo rubro que nosotros o el que nos interesa. Este es uno de los principales atractivos de cursar una maestría: las personas que suelen elegirlas ya poseen cargos estratégicos en sus distintos puestos de trabajos.

 

PRESTIGIO

Este punto puede asociarse tanto con el centro de estudios elegido como con la imagen profesional que proyecta una persona que se ha decidido a continuar sus estudios, especializándose en un área determinada. A quien estudia una maestría se lo asocia con un profesional que tiene intenciones de continuar superándose, que busca el aprendizaje constantemente y que busca ser mejor en su puesto de trabajo.


01 de marzo de 2016Volver a las Novedades >